Atención de suma importancia

shutterstock_275734547Un bajo porcentaje de hombres se están realizando las pruebas para la detección temprana del cáncer de próstata.

Dr. David Samadi
Presidente de Urología, Jefe de Cirugía Robótica del Hospital Lenox Hill
Director Samadi-HOMS Robotic Institute.

Dos nuevos estudios publicados recientemente en la revista de la Asociación Médica de Estados Unidos plantean que probablemente, de acuerdo a las recomendaciones del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) contra los exámenes rutinarios del PSA, menos hombres están siendo evaluados para el cáncer de próstata, y un menor número de casos de cáncer de próstata iniciales están siendo detectados. La pregunta es, si la disminución de la detección está dando lugar a una menor tasa de diagnóstico, ¿qué significa esto para el futuro de los pacientes con cáncer de próstata?

La controversial declaración sobre las desventajas de las pruebas de detección de cáncer de próstata puede estar distanciando a muchos hombres de tratamiento, lo cual no es necesariamente bueno. El descenso en las pruebas rutinarias conduce a la pérdida de oportunidades para detectar cánceres importantes en una etapa temprana, cuando todavía se pueden tratar fácilmente.

Decenas de miles de hombres adicionales sufren del cáncer de próstata metastásico doloroso, que puede conducir a fracturas óseas, la incapacidad de orinar, la compresión de la médula espinal y la insuficiencia renal. Desde la adopción generalizada de la prueba de PSA a principios de los 90 ha habido una reducción del 39 % en las tasas de mortalidad por cáncer de próstata.

Polémica decisión. El USPSTF de EE.UU. ha recomendado que los hombres no se sometan a las pruebas rutinarias para identificar el cáncer de próstata ha dado lugar a un debate saludable sobre la utilidad de la detección precoz de este cáncer. Los defensores de los exámenes de salud y PSA en los hombres tienden a ser vistos como un sobretratamiento o sobrediagnóstico de los cánceres que pueden o no pueden ser perjudiciales. La evidencia sugiere que la prueba de PSA tiene un beneficio, pero no está siendo utilizado de manera óptima.

En 2009, la USPSTF fue atacada cuando recomendó a las mujeres entre 40 y 49 años de edad no hacerse las mamografías. Argumentaban que muchas mujeres estaban siendo sometidas a biopsias innecesarias para justificar los pacientes cuyas vidas fueron salvadas por dicho estudio. Muchos criticaron la decisión, diciendo que era similar a un racionamiento de atención médica. Del mismo modo, estas nuevas recomendaciones para el cáncer de próstata reflejan una preocupación creciente de que la prueba de PSA se traduce en un tratamiento innecesario sin afectar la supervivencia global, pero el jurado aún está deliberando sobre esta situación.

La prueba de PSA puede resultar un exceso de diagnóstico, pero eso no significa necesariamente un exceso de tratamiento. Aquí es donde la experiencia del médico entra en juego. Como el Dr. David F. Penson, de la Universidad de Vanderbilt, dijo en el New York Times, “En lugar de emitir una recomendación general en contra del examen, sería mejor hacer pruebas preventivas inteligentes, hacer pruebas menos frecuentes en la mayoría de los hombres y centrarse en pruebas de detección frecuentes en los de más alto riesgo”. Los hombres de alto riesgo incluyen, pero no se limitan a, los hombres de ascendencia afroamericana y aquellos con un historial familiar de cáncer de próstata. Estos grupos deben comenzar hacerse las pruebas a partir de los 40 años, seguido de pruebas anuales.

Esta enfermedad no es totalmente benigna, y la prueba de PSA no es una prueba perfecta. No es capaz de determinar qué tipos de cáncer avanzarán y cuáles son clínicamente insignificantes. En lugar de tomar la drástica medida de eliminar la prueba de PSA en su totalidad, la modificación de su aplicación puede maximizar los beneficios al tiempo que reduce tratamiento excesivo y laterales efectos negativos. Es por esto que es importante no sólo mirar el resultado individual, sino que debe buscarse también las tendencias de PSA, condiciones depresivas, la esperanza de vida en general y entender los objetivos del tratamiento de los pacientes.

El debate. La prueba de PSA ha puesto de relieve la importancia de la necesidad de que los médicos ejerzan la medicina individualizada en lugar de la medicina reflexiva o generalizada. Es cierto que el PSA no es una prueba adecuada para los hombres de todas las edades, pero estas decisiones deben basarse en cada paciente de forma individual.

El USPTSF está creando una propuesta peligrosa para los hombres sanos. El cáncer de próstata es una enfermedad mayormente asintomática; si le decimos a los hombres que no deben hacerse las pruebas estamos esencialmente diciendo: “Sí, es muy posible tener cáncer de próstata y, sí, puede ser dolorosamente metastásico, pero ¿podría ser más fácil no saber?”.

La capacidad de tomar decisiones y realizar interpretaciones precisas proviene de la educación. Debido a que las pruebas de PSA no son necesariamente herramientas de diagnóstico sencillo, simple o fácil, saber sus factores de riesgo y el seguimiento de los cambios en el PSA puede ayudar a tomar decisiones con base. Utilizar los efectos secundarios del tratamiento para justificar que la prueba parece ilógica no es correcto cuando la vida de una persona podría estar en peligro. La cirugía robótica, a través de una mejor visión y la disección con una mayor precisión, permite que un cirujano con experiencia pueda separar los nervios que controlan estas dos funciones importantes. Para algunos hombres, el período de recuperación involucra cuestiones sexuales y urinarias a corto plazo, pero con una detección temprana la cirugía robótica puede curar a los hombres con cáncer de próstata.

Cita: “El cáncer de próstata es considerado el segundo que cobra más vidas masculinas; aproximadamente 27.500 este año.

Dirección: 485 Madison Ave., FL 21 | Nueva York, Estados Unidos.
Tel.: 212.365.5000
Web: SamadiMD.com.