El cuidado de la flora bucal

¿Es más importante que la del intestino? A continuación la respuesta.

Dra. Úrsula Maratos

Odontopediatra

Todos hemos escuchado una cosa o dos sobre la flora intestinal,  de cómo puede influir en el estado de ánimo,  peso y salud en general. Estudios científicos han confirmado su conexión con el estado del hígado, el cerebro y el corazón. Pero hoy vamos a tratar sobre otra flora microbiana muy importante: la flora bacteriana bucal o micro flora oral.

Ésta, prepara el escenario para todas las situaciones que pueden suceder en el cuerpo, por lo tanto, mientras más estable sea, más sanos estarán los intestinos, sistema inmunológico y resto del cuerpo. Por esta razón, detallamos su importancia en los siguientes tres puntos.

 La boca es el guardián del intestino

Pensemos en el tracto digestivo como un río, con la boca como la fuente del mismo. Esto significa que cada vez tragamos, miles de bacterias entran a nuestra boca, algunas malas pero la mayoría buenas. Contrario a lo que creemos, el objetivo de una correcta limpieza bucal no es matar todos los gérmenes que habitan en la boca, ya que al igual que en la flora intestinal, las bacterias buenas (prebióticas) ayudan a la salud de los dientes y resto de nuestro cuerpo. Por ejemplo, algunas cepas bacterianas liberan ácidos que mantienen bajo control a las bacterias dañinas que causan caries. Otras, protegen contra las causantes de enfermedades de las encías y el mal aliento. Lamentablemente nos han enseñado a abusar del ambiente delicado de nuestra  boca, utilizando enjuagues bucales antibacteriales perjudiciales que eliminan a todas estas  bacterias tan necesarias.

 La boca es el espejo de la salud y enfermedad del cuerpo

La microflora intestinal determina gran parte de nuestra salud y bienestar físico-emocional. Volviendo a nuestro río, las bacterias bucales fluyen por el tracto digestivo para convertirse en parte de la flora intestinal, y es allí, en lo profundo de nuestro sistema digestivo que dichas bacterias juegan un papel importante para el funcionamiento  y estabilidad general de nuestro organismo.

Existe un vínculo claro entre la enfermedad bucal y la sistémica, con patógenos orales que se han encontrado en la artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal y patologías cardiovasculares, incluso. Esto significa que cuando atendemos nuestra salud oral primero, estamos impidiendo posiblemente el desarrollo de cualquier enfermedad sistémica.

 Cuando cuidas la boca, cuidas tu cuerpo

Carbohidratos simples como el azúcar y la harina no causan tanto daño a los dientes como la mayoría piensa. Más bien, es cómo reducen la diversidad de nuestra flora oral lo que causa problemas.  ¿Cómo garantizar que tienes una flora oral equilibrada y diversa? Mientras que el cepillado y el hilo dental  son fundamentales, nuestra dieta es la herramienta de defensa principal. La próxima vez que usted se siente a comer, recuerde que es responsable de la alimentación de billones de bacterias, así que elija sabiamente.

Algunas opciones de alimentos favorables para una flora bacteriana estable son:

  • Cero alimentos procesados.
  • Consuma productos integrales.
  • Elimine o disminuya el azúcar en todas sus formas.
  • No consuma zumos, aunque sean 100% de fruta (carbohidratos simples)
  • Opte por alimentos de temporada y locales (frescos).
  • Coma variedad de verduras con alto nivel de fibra (hojas verdes).
  • Reponga la microflora con fermentados y probióticos (yogures).
  • Consuma verduras como cebollas y otras raíces que contienen fibras prebióticas y alimentan a las bacterias beneficiosas.

(Traducido de artículo escrito por el Dr. Steven Lin, DDS)

Cita: ­“La microflora intestinal determina gran parte de nuestra salud y bienestar físico-emocional”.

Denta Sana

Dirección: C/ Pablo Casals No. 8, Serrallés, Santo Domingo, Rep. Dom.

Tel.: 809.549.3108

E-mail: dentasana@claro.net.do