Mommy Makeover

…devolviendo la imagen perdida en el embarazo.

Tania Medina

Cirujana plástica y reconstructiva

El embarazo es ese misterioso milagro por el que se crea un nuevo ser y recibimos el mayor regalo de la vida, nuestros hijos. Esta bendición produce cambios importantes en el físico de la mujer, que luego tarda hasta un año en proceso de restauración y desinflamación natural, por lo que no podemos decir a ciencia cierta cómo quedará.

Los senos se vuelven flácidos por el estiramiento de la piel que provoca la ruptura de las fibras colágenas que los sostienen, secundario al aumento de su volumen, en respuesta a los cambios hormonales que nos preparan para lactar y cuyo peso colabora con la gravedad. Debido al aumento de tamaño del vientre, glúteos y pecho, por el crecimiento progresivo del bebé, se presentan las estrías, y aunque en pocos casos se hacen menos evidentes con el tiempo, no desaparecen. Los músculos abdominales pierden la capacidad de sostener los tejidos con la misma firmeza, separándose en la línea media y perdiendo el tono de la pared abdominal, que difícilmente volverá a ser igual, teniendo como resultado final una flacidez marcada que será otro recordatorio de la proeza. Como si todo esto fuera poco, la cintura ensancha a diferencia de quienes no han tenido el privilegio; la zona que rodea las caderas será en esta etapa el principal lugar de almacenamiento de grasa en la mujer, al mismo será la primera área en incrementar su tamaño y la última en reducirlo.

Estadísticas indican que más del 64% de las mujeres después de ser madres se sienten inconformes con su físico; el 87 % no regresa el abdomen a su estado normal y a más de la mitad les afectó su autoimagen. Sin duda, es evidente que esta incomparable satisfacción materna tiene un precio de secuelas físicas y cicatrices de amor que pueden afectar nuestro propio concepto de armonía e imagen, repercutiendo frecuentemente en la autoestima.

Posible cambio. Existe la opción de la cirugía plástica para modificar estas condiciones que disgustan, para mejorar el aspecto de los senos, abdomen, reducir o moldear caderas, levantar glúteos e inclusive, prudentemente, combinar algunos de estos procedimientos para resultados más armoniosos. Es lo que conocemos internacionalmente como mommy makeover.

  • El resultado más visible e inmediato lo obtenemos con la abdominoplastía, indicada para aquellas con exceso de piel en el abdomen, estrías del ombligo hacia abajo, músculos de la pared separados o combinaciones de las anteriores. Consiste en realizar una incisión sobre el pubis, que quedaría oculta con la ropa interior o traje de baño. Se levanta la piel; se aproxima con puntadas en un “corsette” interno la separación de los músculos rectos, creándose la cintura deseada y nuevamente estirando la piel, se elimina el excedente sobrante; reubicamos la cicatriz umbilical y se sutura con la piel del pubis. Este procedimiento puede complementarse con liposucción de los laterales o espalda para obtener resultados más estéticos, siempre a criterio del cirujano plástico.
  • La liposucción es una de las cirugías más comunes. Se extrae aquellos depósitos de grasa que se encuentran fuera de proporción con el resto del cuerpo. Se puede realizar en casi todas las regiones, tales como el cuello, papada, abdomen, espalda, glúteos, muslos, brazos y tobillos. Se realiza mediante una pequeña incisión menor a un centímetro en la piel, por donde se introduce una cánula conectada a un aspirador. Puede ser realizada sola o asociada con otros procedimientos.
  • La cirugía de mama es la más realizada; el tiempo recomendado a esperar es de mínimo 6-8 meses luego de la última lactancia. Según las necesidades se puede realizar la mamoplastía de reducción (reducción de senos), si las glándulas mamarias son muy grandes y que en algunos casos pueden dificultar comprar ropa o caminar, o producir dolor de espaldas e incluso surcos en los hombros. También se realiza la mamoplastía de aumento, con grasa o colocación de prótesis, también conocidos como implantes, en mamas pequeñas o asimétricas.  Y por último la mastopexia o levantamiento mamario, cuando están muy caídas, con la posibilidad de combinarla con la anterior.

Llevar a cabo un procedimiento simultáneo de éstas dependerá siempre del estado general del paciente, de los criterios establecidos por la sociedad de cirugía plástica del lugar de residencia y el criterio personal del cirujano plástico en quien se ha confiado, siempre priorizando la seguridad y salud del paciente, considerando que las posibilidades de presentación de eventos indeseados se incrementan proporcionalmente al número de procedimientos juntos, por mayor tiempo en cirugía y anestesia, pérdida de sangre y respuesta inflamatoria generalizada, en consecuencia a la agresión al organismo que naturalmente conlleva cualquier acto quirúrgico.

Luego de la recuperación hay que tomar en cuenta el cambiar los hábitos que colaboraron con el embarazo a alterar/o desarmonizar nuestro cuerpo, incluyendo la alimentación (cantidad y calidad), acompañada siempre de ejercicio físico.

Cita: “Este tipo de cirugías pueden ayudar a restaurar el autoestima y fortalecer el amor propio de las pacientes”.

Centro de Cirugía Plástica y Lipoescultura, CECILIP

Dirección: C/ Luis Amiama Tió No. 60, Arroyo Hondo, Santo Domingo, Rep. Dom.

Tel.: 809.562.1586

E-mail: dra.tania.medina@gmail.com

Web: www.tucirujana.com