Las damas del turismo médico dominicano

En exclusiva, CHT Magazine conversa con Maite Del Toro Toral y Amelia Reyes Mora miembros oficiales de la Asociación Dominicana de Turismo de Salud, organizadora del 4to. Congreso Internacional de Turismo de Salud y Bienestar, que tiene como sede a la República Dominicana.

 

En nuestro país el turismo médico no es un fenómeno nuevo, viene practicándose desde hace más de dos décadas, sobre todo con cirugías plásticas y otros procedimientos. Pero esto ha sucedido de manera espontánea e informal, sin contar con una estructura que brinde soporte a toda la cadena de valor de esta industria. Precisamente por esto surge la Asociación Dominicana de Turismo de Salud (ADTS), en miras de fomentar alianzas público-privadas, acreditaciones internacionales y un marco regulatorio que permita fortalecer la calidad y seguridad de la oferta de servicios de salud en beneficio de pacientes locales e internacionales. De ahí nuestro encuentro con Maite Del Toro Toral y Amelia Reyes Mora, de la Asociación Dominicana de Turismo de Salud, con quienes conversamos sobre este fenómeno que cobra fuerza en nuestro país, a propósito de la celebración en el país del 4to. Congreso Internacional de Turismo de Salud y Bienestar, la principal actividad del sector en todo el Caribe; una plataforma de integración multisectorial, promotora de negocios y de grandes oportunidades de inversión.

 

¿Cómo podrían definir el término “turismo de salud y bienestar”?

Amelia Reyes Mora (ARM): El turismo de salud se divide en dos grupos: médico y de bienestar. El primero es un acto planificado donde una persona sale de su región o país de residencia para recibir atención médica, odontológica y/o quirúrgica, generalmente motivado por ahorro de costos y recibir servicios de calidad con privacidad. Es el resultado directo de la globalización de los servicios de salud. Mientras que el segundo realiza actividades orientadas al relajamiento, tratamientos homeopáticos, cambios de estilos de vida, yoga, spas, retiros espirituales, hogares de retiro, entre otras actividades. Sin embargo, aunque sean distintos segmentos se complementan… Aquí es importante señalar que no debe confundirse el turismo de salud con la medicina turística, la cual representa una respuesta ante una eventualidad de un turista que visita un país o región para pasear o trabajar, es decir, por motivos que no son el cuidado de su salud. La medicina turística se relaciona con las atenciones de emergencias y urgencias que se les presentan a los turistas que nos visitan y representa un relevante segmento a la hora de posicionarnos como un destino seguro.

 

¿Cómo nuestro país se ha abierto espacio en esta tendencia?

Maité Del Toro Toral (MDTT): Los pacientes se desplazan a la República Dominicana por diferentes razones según su lugar de procedencia y condiciones personales.  Siendo la principal motivación los significativos ahorros que representan los costos de la salud en la República Dominicana con relación a países más desarrollados. Se destaca su excelente relación costo-efectividad. Contamos con especialistas altamente calificados, de los cuales, un porcentaje importante se han capacitado en el exterior para complementar su formación. Asimismo, la carencia de coberturas adecuadas o de seguros médicos en otros países hace que seamos un destino con un gran atractivo para turistas de salud. Por otro lado, la situación geográfica estratégica de la isla nos permite atraer los turistas cercanos en cuyos países no cuentan con la infraestructura sanitaria y el abanico de oferta médica con la que cuenta el país. En adición, otra razón importante para visitarnos son las largas listas de espera de algunos países obligando a los pacientes a buscar nuestros servicios para recibir respuesta rápida a sus necesidades de salud.

 

¿Qué iniciativas, desde el Gobierno, se vienen ejecutando para su éxito?

MDTT: El gobierno dominicano ha respaldado la industria turística en el entendido de su gran poder para generar empleos, captar divisas y generar encadenamientos productivos. Sin embargo, para poder continuar el crecimiento de este sector y fortalecer su competitividad es requerido poder diversificar nuestra oferta y ser innovadores, por esto el Consejo de Fomento Turístico (CONFOTUR) como órgano del estado dominicano encargado de velar por el cumplimiento de la ley 158-01, modificada por las leyes 184-02, 318-04 y 195-13, emitió la resolución número 49 del 2014 sobre proyectos de turismo de salud. El espíritu de esta resolución es promover inversión con los más altos estándares de calidad, transferencia de tecnologías en este nicho de mercado, acciones que fortalecerían la seguridad del destino y a su vez permitirían el desarrollo futuro del establecimiento de comunidades para retirados. Adicionalmente, producto del acuerdo interinstitucional rubricado 5 de mayo del año 2015 entre el Ministerio de Turismo (MITUR), Ministerio de Salud Pública (MSP), Colegio Médico Dominicano (CMD) y la Asociación de Hoteles y Turismo (ASONAHORES), entidad que la Asociación Dominicana de Turismo de Salud (ADTS) forma parte de su consejo directivo se establecieron en consenso puntos de trabajo. Dentro de las acciones acordadas y ejecutadas, cabe mencionar el establecimiento de un consejo y formular el marco regulatorio del sector, así como la creación de la Dirección de Turismo de Salud por el Ministerio de Turismo fortaleciendo su estructura para estar en capacidad de integrar la salud como producto exportable. La integración y firma de alianzas de diferentes entidades gubernamentales como el Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX), Centro de Exportación e Inversión (CEI-RD), Consejo Nacional de Competitividad (CNC) con la ADTS con el fin de apoyar, difundir y promover las diferentes iniciativas de turismo de salud que organiza la asociación, ha sido un gran paso para generar confianza y bajo alianza público-privada organizar la actividad en nuestro destino.

 

¿Y desde el sector privado?

ARM: La Asociación Dominicana de Turismo de Salud es una entidad privada sin fines de lucro que busca posicionar al República Dominicana como destino confiable para el desarrollo sostenible del turismo de salud y bienestar. Para esto aglutina la cadena de valor del sector promoviendo las mejores prácticas, transparencia y cumplimiento de normativa local y obtención de certificaciones y acreditaciones internacionales. La integración de entidades empresariales como ASONAHORES, CONEP y entidades financieras como el Banco Popular Dominicano, entre otros, apoyando las iniciativas de concienciación y promoción del destino que realiza la ADTS, son ejemplos del compromiso y trabajo en equipo que se ha ido generando. La inversión en tecnología y nuevos centros que cumplan con la normativa local y respondan a estándares internacionales en polos turísticos, así como en Santo Domingo y Santiago, es muestra del crecimiento de la oferta dominicana en el exterior. Es importante resaltar que no todo el que quiere ser prestador de servicios de turismo de salud tiene los avales, experiencia y certificaciones para competir en el exigente mercado internacional. Se requiere de asesoría de expertos, contar con una cultura organizacional de excelencia y calidad, donde la mejora continua y atención centrada en el paciente juegan un rol fundamental. En adición, contar con departamentos internacionales en los centros de salud que brinden el soporte técnico, idiomático y logístico, pudiendo así garantizar la continuidad de la atención. Resulta favorable establecer alianzas internacionales con otros centros, contratos con seguros internacionales, programas de telemedicina y educación continuada en el entendido de que el turismo de salud es una actividad de dos vías.

 

¿Qué papel juegan los profesionales de la salud en este campo? ¿Son abanderados?

MDTT: Los profesionales de la salud juegan un rol fundamental, desde los médicos especialistas hasta las enfermeras y personal técnico, por lo que la planificación estratégica del capital humano a corto, mediano y largo plazo resulta prioritaria. Los profesionales de salud son los mayores responsables de la experiencia de los pacientes. Este nuevo nicho les representa una gran oportunidad para ampliar su mercado y cartera de pacientes, así como para internacionalizar sus servicios. Asimismo, significa un gran reto debido a que es un mercado muy competitivo donde las certificaciones y acreditaciones, así como contar con tecnología de vanguardia, juegan un rol preponderante.

¿Ante cuáles necesidades surge la ADTS? ¿Quiénes la integran y bajo cuáles lineamientos/enfoques trabaja?

MDTT: La ADTS surge con la visión de posicionar a la República Dominicana como un país líder de la región de América Latina y el Caribe, en turismo sostenible de salud y bienestar. Trabajamos informando, asesorando y brindando servicios de apoyo para conectar al público nacional y extranjero con servicios de salud y bienestar de excelencia en RD. Coordinamos nuestros esfuerzos de la mano con centros de salud y bienestar, hoteles, administradoras de riesgos de salud, pacientes y profesionales de los sectores salud y turísticos. También colaboramos con el Gobierno, apoyando los esfuerzos por mejorar los procesos de certificación y elevación de la calidad de la atención. Asimismo, creando conciencia y gestionando apoyo para facilitar la recepción de turistas de salud en la República Dominicana. La Asociación la dirige una junta directiva que preside el Dr. Alejandro Cambiaso  y cuenta con un consejo de asesores, aliados estratégicos y membresía individual y corporativa. Para mayor información pueden visitar nuestro portal web: adtusalud.org.

¿Actualmente hacia dónde dirigen sus esfuerzos?  

MDTT: El principal reto que enfrenta la República Dominicana para colocarse como un destino de turismo de salud competitivo es garantizar la calidad y seguridad de la oferta de servicios. El país debe hacer un esfuerzo mayor para mejorar la calidad en todo el sistema de salud, por lo que es esencial que se cumplan los criterios locales de habilitación, protocolos de manejo y prevención de infecciones. De igual forma es importante motivar a los centros de salud del país a buscar acreditaciones internacionales, lo que impulsa a un proceso de cambio de cultura organizacional en todo el sistema de salud, orientándose a la atención centrada en el paciente. Esto se traducirá en mejores indicadores de salud para la población dominicana, a la vez que se apoya el desarrollo de un producto exportable. Esto requiere de un adecuado marco regulatorio, así como una estrategia gubernamental y privada para el incentivo y aprovechamiento de esta industria, que eleve la competitividad y calidad de los servicios de salud, captando divisas, generando empleos y fomentando la transferencia de tecnología, conocimientos e investigación. También es importante el desarrollo de un sello de calidad local, la conformación de clústeres, asegurar la seguridad de inversiones extranjeras y promover los encadenamientos productivos.

¿Cuáles entienden sus mayores logros al momento?

ARM: La historia formal del turismo de salud en el país es relativamente reciente. Sin embargo, el turismo de salud tiene varias décadas practicándose en RD. En menos de un lustro hemos logrado crear una amplia conciencia sobre el tema en los sectores de mayor impacto para organizar el nicho. El logro más importante que hemos alcanzado a través de la labora de la ADTS ha sido lograr generar una competencia sana en base a la calidad, que hace que los centros de salud persigan certificaciones y acreditaciones internacionales para poder insertarse en este mercado, lo que se traduce en mejores procesos y servicios de salud para dominicanos y turistas. En adición, colocar el tema de turismo de salud en la agenda nacional a través de integrar y convocar el apoyo de los sectores público y privado. Es así que actualmente nuestras iniciativas cuentan con el apoyo de la Presidencia y Vicepresidencia de la República, los ministerios de Turismo, Salud, Consejo Nacional de Competitividad, Consejo Nacional de Zonas Francas, Centro de Exportación e Inversión de la RD (CEI-RD) Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES) y Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), entre otras importantes entidades. Contamos con dos ediciones de la Guía de Turismo de Salud de República Dominicana, por parte de la Medical Tourism Association (MTA) y la Asociación Dominicana de Turismo de la Salud (ADTS), donde figuran los centros de salud y profesionales de la industria con los avales para prestar estos servicios. La guía enseña, paso a paso, cómo y dónde recibir atención de salud en nuestro país, presupuesto estimado, procedimientos más populares, lugares ideales para recuperarse e inquietudes más frecuentes que pueda tener un viajero potencial.

¿Cómo vislumbran el futuro del país y de la región en este aspecto?

ARM: No cabe duda de que es un futuro retador y altamente competitivo, sin embargo, se proyecta muy promisorio para nuestro país, ya que esta actividad tiene un alto potencial para generar empleos bien remunerados, expandir nuestros horizontes y mercados, fortalecer la medicina local, estimular la transferencia de tecnologías, conocimientos y abrir las puertas para desarrollar el turismo de retiro. Un dato motivador e importante es que en la encuesta realizada en el 2017 por la Medical Tourism Association (MTA), en la que el Medical Tourism Index  (MTI) 2017 coloca a nuestro país en el 5to. lugar como industria de turismo de salud con mayor potencial (este sondeo fue realizado en 41 países).  MTI es una métrica global y un nuevo tipo de medida de desempeño basada en el atractivo de los destinos para turismo médico. Este índice considera múltiples factores, tales como, el ambiente, la experiencia del paciente, la cultura del país, la calidad, facilidades y costos de los servicios, reputación del destino, seguridad, entre otros. Según la MTA, en el año 2013 el 80% de quienes viajaron manifestaron que la necesidad de ahorro era su principal motivación y el 64% de ellos no tenían seguro médico o dental, o debían enfrentar elevados deducibles. Los ahorros que pueden conseguir los viajeros que visitan la República Dominicana son sustanciales, varían dependiendo del tratamiento o servicio requerido, pero en promedio son de más de un 60%. Considerando la creciente demanda de mercados potenciales, sobre todo de EE.UU, Canadá, Islas Caribeñas y dominicanos ausentes, los altos costos médicos y largas listas de espera en países desarrollados, vemos que nuestro país y la región seguirán incrementado el turismo de salud. En particular, el aumento de la capacidad instalada en salud para dominicanos (nuevos centros y servicios cuyos diseños están basados en estándares internacionales) favorece esta proyección.

¿Cómo se traduce esto, monetariamente hablando, en beneficio del país?

ARM: La principal ventaja del turismo de salud es que obliga a elevar los estándares de calidad de los servicios que ofrecemos para poder competir a nivel internacional, lo que se traduce en mejores prácticas y resultados para los pacientes locales. Fomenta la transferencia de tecnologías y conocimientos e impulsa la necesidad de asegurar las habilitaciones locales, así como las certificaciones y acreditaciones internacionales. El turismo de salud es una de las actividades productivas de mayor crecimiento a nivel mundial, representando más de 100 billones de dólares anuales y el 2.5% de los viajes en avión, según cifras de la Medical Tourism Association (MTA).  El turismo de salud promueve la inversión en nuevos proyectos que contribuyen a la creación de empleos locales, con lo que se promueve el desarrollo del país. Incentiva el turismo inmobiliario y el turismo de retiro, ya que quienes tienen el capital de adquirir segundas viviendas, con frecuencia tienen la edad que los pone en riesgo de alguna condición de salud o, si están saludables, quieren garantizar su seguridad de una atención médica de calidad ante eventualidades.  Los encadenamientos productivos que se crean a través de éste representan una gran oportunidad que beneficia monetariamente al país. Para fortalecer este nicho es indispensable involucrar los diferentes sectores que necesitan insertarse de manera inteligente y proactiva. De igual manera, los tours operadores, agencias de viajes, hoteles, aerolíneas, facilitadores médicos, profesionales de la salud, odontología, escuelas de idiomas, traductores, firmas de abogados, seguros internacionales y de viajeros, universidades, sector inmobiliario, de transporte, farmacéutico, entes certificadores, acreditadores, suplidores de equipos médicos y sector financiero tienen grandes oportunidades de diversificar sus ofertas para generar riquezas para la nación.

 

Perfiles profesionales

 

Amelia Reyes Mora. Vicepresidente de la Asociación Dominicana de Turismo de Salud. Presidente de AF Comunicación Estratégica. Psicóloga, máster en Comunicación y RRPP. Postgrados en RRPP y Recursos Humanos. Conferencista en comunicación y RSC en diversos foros locales e internacionales, con más de 25 años de experiencia en empresas líderes. Preside el Consejo de Directores de la Fundación Dominicana de Desarrollo. Miembro del cuerpo docente de la maestría en Alta Gerencia Pública, en Gestión de Crisis, de la PUCMM.

 

Maité del Toro Toral. Directora ejecutiva de la Asociación Dominicana de Turismo de Salud. Abogada con especialidad en derecho corporativo y administración de empresas con más de 10 años de experiencia en manejo de asuntos legales y asesorías dentro del sector salud, así como negociaciones con seguros de salud locales e internacionales, hospitales y entes acreditadores, posicionándose como referencia en el derecho médico y experta en planificación estratégica y fomento de alianzas público-privadas para el desarrollo de proyectos de turismo de salud. Actualmente es miembro del comité legal de la Asociación de Hoteles y Turismo (ASONAHORES)  y preside la firma Del Toro Abogados.

Apoyos…

Características de un destino de turismo de salud y bienestar. Los principales comparten factores comunes que los han posicionado como lugares premium, entre ellos:

  • Inversión pública y privada en infraestructura hospitalaria y tecnología de punta.
  • Compromiso demostrable con el cumplimiento de normativa local y acreditación internacional, así como calidad y seguridad de los servicios de salud.
  • Estadísticas confiables y transparencia de los resultados, logros y oportunidades de mejora.
  • Fuerte infraestructura de turismo y flujo de visitantes y pacientes internacionales.
  • Ahorro de costos en procedimientos médicos, historia de logros y adelantos científicos.
  • Transparencia política y estabilidad macroeconómica.
  • Reputación de centros de excelencia.
  • Adopción exitosa de mejores prácticas y cultura de mejora continua.
  • Personal médico y técnico altamente calificado y bilingüe.

 

Reglones del turismo de salud/bienestar. Entre los principales servicios que buscan los viajeros de salud se encuentran los odontológicos, implantes dentales, cirugía general, plástica, cirugía cardiovascular, ortopedia, oftalmología, tratamientos para el cáncer, infertilidad, cirugía de pérdida de peso y chequeos ejecutivos.  El turismo de bienestar es una industria seis veces más grande que la de turismo de médico. Abarca actividades que persiguen mejorar la calidad de vida de las personas, a través de una mejor salud física, mental, espiritual y social. Este tipo de turismo salud ha tenido mayor auge en cuanto a la industria de lugares de spa, aguas termales y centros de aromaterapia, entre otros.

 

Citas:

  • “Ser un prestador de servicios de turismo de salud requiere de experiencia y certificaciones, asesoría de expertos, contar con una cultura organizacional de excelencia y calidad, donde la mejora continua y la atención centrada en el paciente juegan un rol fundamental”.

  • “Una encuesta realizada entre 41 países, en el 2017, por la Medical Tourism Association coloca a nuestro país en el 5to. lugar como industria de turismo de salud con mayor potencial”.

Asociación Dominicana de Turismo de la Salud
Dirección: C/ Elipse No. 3, Plaza Elipse, local 203, Urb. Fernández, Santo Domingo, Rep. Dom.
Tel.: 809.544.0524
Web: adtusalud.org
E-mail: acambiaso@adtusalud.org