Por un corazón sano

En la prevención está la clave para evitar las enfermedades cardiovasculares.

Dra. Claudia Almonte

Cardióloga / Ecocardiografista

Presidenta de la Sociedad Dominicana de Cardiología (SODOCARDIO)

Las enfermedades cardiovasculares derivadas de los llamados factores de riesgos son una de las principales causas de incapacidad y muerte a nivel mundial. En la población dominicana, la presencia y aceleramiento de la aterosclerosis conlleva silenciosamente a episodios de eventos agudos coronarios y cerebrovasculares creando en ocasiones incapacidad aún en la edad productiva. Condiciones como la diabetes, hipertensión, sedentarismo, obesidad, tabaquismo o altos niveles de colesterol, sin duda alguna favorecen la aparición de estas afecciones cardiovasculares, llevando a incluso la muerte en nuestros tiempos de manera temprana.

Existen evidencias de que al reducir los factores de riesgo por ende la incidencia de enfermedades cardiovasculares y muertes en pacientes ya diagnosticados. Es importante concientizar a la población y empoderar a la familia sobre la importancia de la salud, que sepan debe asistir de manera periódica a evaluaciones. El hombre a partir de los 40 años y la mujer en la edad de la menopausia, haciendo la observación de que si antes de esto posee factores de riesgo y carga genética o hereditaria para enfermedad cardiovascular lo correcto es acudir a un especialista sin importar las edades mencionadas anteriormente.

Las enfermedades cardiovasculares y su morbilidad conllevan un alto costo para los sistemas de salud, incluso para las familias de los afectados. Por eso es importante establecer la prevención como prioridad desde la niñez. De su parte, los ministerios de Educación y Salud Publica, y las aseguradoras, deben ser responsables junto a las sociedades tales como: cardiología, nutrición, endocrinología, medicina interna, medicina familiar y nefrología, encargadas de establecer lineamientos con la finalidad de que la población dominicana practique hábitos saludables.

Alrededor de 17.5 millones de personas fallecen por enfermedad cardiovascular a nivel mundial, una tasa mayor respecto al cáncer y enfermedades infecciosas. Cada año, de acuerdo a los últimos registros, complicaciones como el fallo cardiaco e insuficiencia renal resultan finalmente por la no prevención o detección temprana, falta de control, seguimiento inadecuado e incumplimiento del tratamiento médico (que en algunos casos se debe a su alto costo).

Es importante destacar que no se deben minimizar los síntomas como fatiga, molestia torácica, disfagia, hinchazón o edema de los miembros inferiores, cefaleas o dolores de cabeza frecuentes, ya que esto puede evitar el riesgo de un evento agudo. Ante la sospecha, consultar a su médico de cabecera o acudir a emergencias es lo más adecuado, ya que el manejo agresivo de los factores de riesgo cardiovasculares conlleva a una mejor y larga vida.

Apoyo…

 

Plan de acción. Para conocer el estado de una buena salud cardiovascular resulta pertinente verificar que los niveles de tensión arterial, colesterol y glicemia sean los adecuados. Además, la persona debe mantener un peso ideal, hacer ejercicios de tres a cuatro veces por semana, comer de manera saludable (bajo en sal y azucares), disminuir los niveles de estrés y no fumar.

Cita:

“Las enfermedades cardiovasculares y su morbilidad conllevan un alto costo para los sistemas de salud, incluso para las familias de los afectados. Por eso es importante establecer la prevención como prioridad desde la niñez”.

Sociedad Dominicana de Cardiología

Dirección: C/ Santiago No. 403, Gascue, Santo Domingo, Rep. Dom.

Tel.: 809.685.0331 / 809.221.5727

E-mail: sodocardio@hotmail.com

Web: www.sodocardio.org